Nuestro amado Vermut, la bebida que da nombre al momento de consumo, nos remonta a la época Romana, con Hipócrates y su “vino hipocrático”, al macerar vino con flores de ajenjo o a los vinos aromatizados del S.XVI en Babaria, donde fue nombrado Wermut, por el nombre del ajenjo en alemán.

¿Pero qué es el vermut? El vermut es un vino aromatizado con varias especies y flores, de las que destaca el ajenjo, el anís estrellado, hinojo, clavo, cardamomo, corteza de naranja, vainilla, canela, salvia, nuez moscada, jengibre, melisa… y muchos otros; cada fabricante tiene una receta diferente.

Su sabor amargo ayuda a abrir el apetito, por eso se suele consumir como aperitivo, antes de las comidas. Aunque el momento estrella para ir a hacer un Vermut es domingo al medio día. En Barcelona se está recuperando la tradición de hacer el Vermut, que siempre va acompañado de algo de picar, no pueden faltar las olivas rellenas, unas patatas chips, unas anchoas o boquerones…

¿¡Anem a fer un Vermut?!